miércoles, 18 de abril de 2012

MI AMOR DESPRECIADO EPILOGO

Esta historia le pertenece a Kassi en su blog “Luz de cristal”
Espero que os guste y dejéis vuestros comentarios.

MI AMOR DESPRECIADO
SUMMARY: Definitivamente me pasaba algo malo, ¿de verdad quería a mi mejor amigo, a mi casi hermano?, la única respuesta que había era clara. SI, LO QUERÍA....Secuela de Odiando a mi amado. 

EPÍLOGO

POV Nessie

6 Meses después.

Ya había pasado unos meses desde que me escapé con Robert para casarme a escondidas con él, y de la fiesta que posteriormente hizo tía Alice, desde entonces todo parecía haber mejorado de alguna manera en nuestras vidas; nuestros padres habían decidido comprarnos una casa en un barrio respetable de la ciudad, a medio camino de la casa de mis padres y los de Rob supongo que para que no hubiera disputas sobre la ubicación pero la verdad es que era una casa, de dos pisos, con un pequeño jardín realmente acogedora, el segundo piso apenas estaba dotado de dos habitaciones, cosa considerable ya que en la parte de abajo era bastante amplia, por lo que no nos podíamos quejar, de hecho nos sentimos tan agradecidos con ellos en ese momento que quisimos pagarle la casa a plazos, y obviamente al ser nuestros padres no aceptaron pero nosotros al menos lo intentamos.

Después de eso Rob y yo estuvimos pensando en que debíamos trabajar cada uno, el lo tenía bastante claro puesto que le encantaba los coches y su padre no era más que otro aficionado a ese oficio así que ambos quería trabajar en eso, yo sin embargo no lo tenía tan claro, pero podía tener una ligera idea en algo que quizás me fuese aceptable y me gustara y además hiciera feliz a mi familia, y efectivamente lo fue, cuando llame a tía Alice y le pedí trabajo, como ayudante en la preparación de todas las fiestas que ella organizaba, rápidamente fui contratada, era obvio que iba a obtener el empleo porque tía Alice me adoraba, además le encantaba que yo le ayudara, y gracias a eso Robert y yo trabajamos como adultos hechos y derechos y con probabilidad de tener muchos descansos y poder vernos, la mayoría de las tardes íbamos a casa habiendo ya terminado y nos abrazábamos y besábamos como el primer día, aquella vida, la amaba.

Aquella tarde cuando volvía a casa iba pensando un poco en todo, pero definitivamente estaba concentrada en un tema en concentro, cuando vi a lo lejos a mi marido acercarse a grandes zancadas, una gran sonrisa se ensanchó en su cara cuando me vio, y comenzó a correr, yo abrí mis brazos esperándole y en unos segundos llegó frente a mi me tomo en brazos alzándome y me beso, su ánimo siempre me ponía de buen humor y lo agradecía, me bajo suavemente y le miré a los ojos como siempre hacia, su brillo...Especial sin duda.

-Amor, creo que va siendo hora de que vayamos a hablar con nuestros padres-sonreí-¿crees que estén todos reunidos en mi casa?-mordí mi labio nerviosa, no podía evitar esos tics incómodos.

-Es cierto-se puso detrás de mí y acaricio levemente mi barriga-vamos ya, será mejor.

Le cogí de la mano, y me apoyé sobre su hombro suavemente, mientras caminábamos de camino a casa de mis padres, iba mirando el cielo azul y su brillo, como los pájaros se cruzaban, como había cambiado la ciudad en unos pocos años desde que yo era pequeña, como la evolución del ser humano se iba volviendo algo realmente fascinante y como a la vez algo me decía que ir tan rápido era malo, pero no quería pensar en eso, prefería pensar que el futuro que se estaba construyendo en ese momento sería perfecto, porque yo necesitaba que lo fuera.

-¿Estás bien?-me preguntó cuando ya andábamos cerca de la casa.

-Sí, solo un poco nerviosa quizás-admití, me sonrió de lado y no dejó de andar tomado de mi mano hasta que la puerta, llamó al timbre y espero a que alguien le abriera, como era natural, nos abrieron rápidamente y entramos, en el salón sentados en uno de los muchos sillones que podrías encontrar estaban nuestros padres charlando animadamente, se levantaron al vernos llegar y nosotros lo saludamos con amor, como siempre hacíamos, estaban tomando la merienda, y sentí una punzada en mi estomago, sentí el impulso de una nausea apretando mi garganta pero me tranquilicé y me senté en el primer sitio libre que vi respirando profundamente, cerrando la boca y mirando al suelo tensa.

-Ness..-murmuro Rob al notarme extraña, mi tía Alice que también se encontraba allí me miro con una cara rara, por dios, no podía cree que me mirara así de nuevo, siempre que lo hacía es porque creía saber algo importante, pero intente ignorarla.

-Bueno mama, y ¿hay algo nuevo en vuestras vidas, algo nuevo de la alta sociedad que deba saber o de lo que queráis cotillear un rato?-pregunté medio riendo.

-Pues en realidad sí, me enteré de algo que puede que os sorprenda-mamá quedó un segundo pensativa, no sabía bien porque a lo mejor estaba pensando en cómo contar la noticia, pero pacientemente espere a que se decidiera al igual que todos los demás.

-Esta mañana fui a dar un paseo matutino y me encontré a una de nuestras vecinas que había descubierto lo de las fabricas en ruina de James, el caso es que lo descubrieron cuando el comenzaba a hacer que sus fabricas volvieran a flote por lo tanto no tuvo gran problema con eso, pero es que..-calló un segundo y me miro- supongo que todo estuvo bien hasta que llegó al hospital y le diagnosticaron algo, en realidad es algo considerable en los tiempos que corren, está afectando a una gran parte de la población- no dijo de que hablaba exactamente, cual era esa cosa que le habían diagnosticado, supongo que no era algo bueno para saber, pero quise que me lo contara todo.

-¿De qué estás hablando mama? ¿Qué tiene?-fruncí el ceño y alzo los hombros en respuesta, yo le había preguntado y ella debía responder aunque no quisiera.

-Está contagiado con el cólera, en realidad no se tienen mucha información de pacientes sobre el cólera últimamente o eso dicen, pero quien sabe como llego a infectarse, ha sido todo repentino para él, está en el hospital grave, se encuentra en un estado de deshidratación elevado, creen que va a morir, si no está ya…-calló, no quería pensar en él después de lo que paso pero quería saber de él, miré a mi padre pues a fin de cuentas era médico.

-Sé lo que estas pensando pero no puedes ir a visitarlo, ni puedo hacer nada por él, es posible que esté fuera de las manos de cualquier médico-dijo en voz baja, Robert miraba a un sitio fijamente.

-No sé cómo tomarme esta noticia- admitió-nunca quise que llegara a tanto, podría haberle deseado que se quedara sin dinero pero jamás su muerte, el destino es tan caprichoso-dijo en voz baja, yo moví mi mano levemente sobre mi barriguita, impaciente y nerviosa.

-¿Y Dios?-todos los allí presentes callamos, parecía mejor cambiar de tema que seguir por esa 
dirección.

-Creo que ninguno de nosotros quiere hablar de muerte ahora-musitó tía Nessie.

-¿Y qué tal mi sobrina preferida tiene algo que contarnos?-sonrió con maldad tía Alice, lo sabía, yo estaba segura de que sabía lo que iba a decir.

-La verdad es que sí-sonreí un poco, joder hacer aquello era más difícil de lo que pensaba y las manos comenzaban a sudarme, mientras temblaba levemente, pero ¿a que temía yo? Si era mi familia y me habían aceptado después de fugarme, ¿porque me iban a rechazar ahora?

-Yo creo saber el que-dijo Alice riendo, la miré con una de esas miradas que decían lo que estaba pensando fue una especie de mensaje que decía “No digas nada!”

¡Tenia pánico!, de la reacción de todos y cada uno de ellos pero Rob me tomó de la mano fuerte, dándome valentía y respire profundamente.

-Bien familia-toqué mi barriga y me puse en pie, estiré mi ropa sobre mi piel y un pequeño bultito hizo acto de presencia, apenas podía se notar lo que era pero estaba segura de que todos sabían a que me refería- Estoy embarazada.

El silencio reino en la habitación hasta que una gran agitación se expandió, pero no tuve miedo, era la alegría creciendo de lugares insospechados y manos que aparecían de la nada tocando a mi futuro hijo; apreté la mano de Rob que no me había soltado aún y cuando me había levantado, y pensé “Nuestro hijo”.

FIN

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada